almacenamiento y uso

Si bien gran parte del valor del patrimonio documental reside en su uso y disfrute, no podemos pasar por alto que la manipulación incorrecta es una de las principales causas del degradación de las colecciones.

Marcas de dobleces, roturas y rasgados son deterioros muy habituales en el material fotográfico y que en cierto modo nos hablan de la “vida” de esa fotografía y de las costumbres de las personas que la manipularon.

El uso de embalajes que no son compatibles con el material fotográfico también puede generar problemas. Un ejemplo son los álbums de plástico PVC que muchas veces se quedan pegados a la fotografía y acaban deteriorándola cuando intentamos sacarla.

Desde la creación de espacios y embalajes adecuados a las necesidades de las colecciones, hasta cuestiones tan sencillas como evitar tocar con las manos las fotografías son factores que, día a día, ayudan a la conservación de colecciones y fondos.

              

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *