¿Qué es la conservación preventiva?

La conservación preventiva tiene que ver con la realización de una serie de medidas que, sin intervenir sobre el bien, eviten el deterioro del mismo con el paso del tiempo.

La fotografía, como otras tecnologías modernas, es considerada un material inestable y tiende a degradarse si las condiciones de su entorno no son las adecuadas. Esto hace que la conservación preventiva se convierta en una herramienta imprescindible para su preservación.

De manera práctica la conservación preventiva no trabaja con la fotografía si no con su contexto. Evitar los efectos dañinos de la luz, las altas temperaturas y humedades, los insectos y los contaminantes son una parte muy importante de la conservación preventiva, asi como asegurar la correcta manipulación, gestión y uso de los documentos fotográficos.

Si bien, archivos y bibliotecas han sido tradicionalmente los encargados de la custodia y conservación de los documentos con valor patrimonial, en los últimos años la sociedad ha mostrado un interés cada vez mayor en estas cuestiones, tomando un papel activo en la conservación patrimonial.

Para comprender mejor como el entorno influye en la conservación de los materiales, te proponemos que  cortes una hoja de periódico por la mitad y coloques una parte en el balcón de tu casa y la otra parte en un cajón de un armario. Transcurrida una semana toma ambos papeles y compáralos. ¿Los dos fragmentos han envejecido por igual?¿Cómo crees que ha influido la luz? ¿Y la temperatura? ¿Podrías ser capaz de enumerar las diferencias que observas entre los dos papeles?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *