El síndrome del vinagre

Los negativos y películas fotográficas forman una parte muy importante del patrimonio fotográfico. Si bien los materiales que han funcionado como soporte han ido variando con el paso del tiempo, el uso del acetato de celulosa fue algo muy habitual hasta hace algunas décadas en los negativos fotográficos y rollos de películas. El proceso de degradación de este material está asociado a la emisión de ácido acético, siendo su olor característico a vinagre lo que  ha llevado a denominarlo ” sindrome del vinagre”.

En realidad se trata de un proceso por el cual el ácido acétido emitido por la fotografía reacciona con el soporte y la emulsión degradándolo. El plástico se encoge y aparecen grietas, arrugas, curvaturas y burbujas que acaban generando la pérdida de la fotografía.

Para evitar este tipo de deterioro es importante mantener los negativos fuera de los efectos de la luz ultravioleta, las altas temperaturas y las humedades relativas inestables, asi como mantener los espacios ventilados para evitar la acumulación de gases contaminantes que emiten los propios materiales. Generar espacios adecuados para los soportes de acetato es una de las funciones de Archivos y Bibliotecas, así como trabajar en la digitalización y restauración de los materiales más deteriorados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *